Where's Hillary?

11 de febrero de 2016


La primaria Demócrata celebrada en New Hampshire este martes resultó en un arrollador triunfo de Bernie Sanders sobre Hillary Clinton. El veterano socialista democrático Bernie Sanders parece ser el llamado a canalizar las ganas de cambio en una sociedad hastiada de su establishment, tan bien representado por Ms. Clinton.

El resultado de la primaria fue tan contundente, que en esta imagen que representa los ganadores en las ciudades del Estado de New Hampshire, el verde es Sanders y el azul es Clinton.

Fuente: The New York Times.

It begs the question: Where’s Hillary?

Yo encontré tres puntitos azules.

Way to go, Bernie!

10 de febrero de 2016

El socialista democrático Bernie Sanders, además de todo lo que es y de todo lo razonable que dice, es también el primer candidato "no cristiano" en ganar una primaria (New Hampshire) en los EE.UU. (1)


La mía es una historia de empatía y de esperanza.


 
(1) Bernie Sanders becomes first Jewish, non-Christian candidate to win U.S. primary’, The week, 9 de febrero de 2016.

Sobre 'lenguaje no sexista'

9 de febrero de 2016


A cierto feminismo que lucha por el uso de un lenguaje no sexista porque entiende “que hay siempre discriminación en las expresiones nominales construidas en masculino con la intención de abarcar ambos sexos”, le respondió la Real Academia Española de la Lengua en su informe ‘Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer’ (1).

Sólo quiero añadir un detalle a este debate: el argumento que permitió que la ecuatoriana Matilde Hidalgo de Procel (1889-1974) se convierta en una de las primeras mujeres en América latina en ejercer su derecho al voto (2) es el mismo que hoy repudia ese sector del feminismo en su argumentación para alcanzar lo que llaman un lenguaje “no sexista”.

La historia es como sigue: en la Asamblea Constituyente de 1883-84 se discutió, por primera vez, el derecho de la mujer a votar y se optó por reconocer ese derecho sólo a los varones (3). Sin embargo, esa distinción se borró en las siguientes constituciones, ya de época liberal: ni la de 1897 ni la de 1906, vigente para la época en que Hidalgo tomó la decisión de votar, contenían provisión alguna que limite el voto exclusivamente a los ciudadanos varones (4).

Corría el año de 1924, cuando Matilde Hidalgo acudió a un Registro de Inscripción en Machala para inscribirse en los padrones y así votar en las próximas elecciones a Senadores y Diputados. Las autoridades de la Junta Electoral, en principio, se rehusaron a inscribirla con el argumento tradicionalista de que el voto era sólo para hombres y así había sido siempre. Pero ella, relata Jenny Estrada en su biografía de la lojana, “no se arredra. Esgrime el argumento jurídico que el marido ha preparado para el caso” y ese argumento es que “no existen impedimentos de orden legal para que la mujer ecuatoriana ejerza el derecho al sufragio” (5).

Las autoridades se niegan y ella apela al presidente de la Junta Electoral. Ante su insistencia, se la empadrona el 2 de mayo, “con la reserva de someter su caso a consulta ministerial” (6). El ejercicio de su derecho dependía de la decisión última que se adopte en el Ministerio de lo Interior, a cargo del Dr. Francisco Ochoa Ortiz, el que resolvió el 8 de mayo de 1924 que, en efecto, no existía prohibición legal para que las mujeres se inscriban en los registros electorales y que, por ende, Matilde Hidalgo podía votar en la elección de Senadores y Diputados a realizarse entre el 11 y el 14 de mayo.

El asunto causó un escándalo y se solicitó al Consejo de Estado que se pronuncie sobre la legalidad del hecho. El 9 de junio, el Consejo de Estado, de manera unánime y con fundamento en un informe preparado por el ambateño Temístocles Terán, resolvió que en materia de derechos políticos “no cabe hacer distinciones de sexo, pues no las ha hecho el legislador; y que su ejercicio corresponde a los ecuatorianos varones tanto como a las mujeres”. El fundamento del Consejo, tomado enteramente del informe de Terán, parte de una interpretación lingüística: 

“El vocablo ‘ciudadano’, por su esencia se aplica, como la palabra hombre, persona, nacional, a individuos de ambos sexos”.
A raíz de ello razona que si el legislador hubiera querido hacer una distinción por sexo, la hubiera explicitado, porque antes (en la Constitución de 1884) sí constaba explícitamente la exclusividad del voto para los varones, pero no en las constituciones subsiguientes de 1897 y de 1906 (7). Como todo lo que decía la Constitución vigente en 1924 era ‘ciudadano’, un vocablo que puede bien entenderse comprensivo de ambos sexos, entonces ambos sexos estaban habilitados para ejercer su derecho al voto.

La de Terán es una interpretación que considera el lenguaje como lo fuimos construyendo, en el curso de cientos de años, los cientos de millones de personas que hablamos español. Una interpretación que sirvió de base para el hecho icónico por excelencia del feminismo ecuatoriano y que hoy se encuentra en entredicho por quienes, según lo razona Ignacio Bosque en el informe de la RAE, sostienen un argumento que “califica arbitrariamente de sexista al grupo –absolutamente mayoritario- de mujeres y hombres con una sensibilidad diferente”, o que en otras palabras, no se sienten de ninguna manera afectados por lo que consideran una forma natural y eficaz de usar el lenguaje (8).

(1)Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer’, Ignacio Bosque, Real Academia Española, p. 8. El argumento central de este informe es que esta pretensión sacrifica la naturalidad y la eficacia del lenguaje en el altar de la supuesta visibilidad de un sexo. O en pocas palabras, “que si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías [de lenguaje no sexista, N. del A.] en sus términos más estrictos, no se podría hablar”, v. Ibídem, p. 11.
(2) La primera mujer en ejercer su derecho al voto en América latina (en su calidad de tal y no por su condición de propietaria) fue la ítalo-argentina Julieta Lanteri (1873-1932), quien depositó su voto en unas elecciones municipales el 26 de noviembre de 1911.
(3) El artículo 9 de la Constitución de 1884 decía lo siguiente: “Son ciudadanos los ecuatorianos varones que sepan leer y escribir, y hayan cumplido veintiún años o sean o hubieren sido casados”. Para efectos electorales, debía leerse en conjunto con el artículo 39: “Son electores los ecuatorianos que ejerzan los derechos de ciudadanía”.
(4) El artículo 8 de la Constitución de 1897 decía lo siguiente: “Para ser ciudadano, se requiere la edad de dieciocho años, y saber leer y escribir”, que debía leerse en conjunto con el artículo 41: “Son electores los ecuatorianos que ejercen los derechos de ciudadanía”. Por su parte, la Constitución de 1906, vigente para la época en que Matilde Hidalgo buscó y obtuvo el ejercicio de su derecho al voto, decía lo siguiente en su artículo 13: “Para ser ciudadano se requiere tener veintiún años de edad y saber leer y escribir”, que debía leerse en conjunto con el artículo 31: “Para ser elector se requiere ser ciudadano en ejercicio, y reunir las demás condiciones que, en los respectivos casos, determinan las leyes”.
(5) Estrada, Jenny 2015, ‘Una mujer total. Matilde Hidalgo de Procel’, Casa de la Cultura Ecuatoriana - Núcleo de Loja, Loja, p. 87. Esta entrada se basa en la descripción de los hechos de este libro.
(6) Ibíd., p. 88. 
(7) Informe del Honorable Consejo de Estado al Congreso Nacional, citado por Estrada, Jenny 2015, Ibíd., pp. 92-96. Éste era el argumento del jurisconsulto Luis Felipe Borja (padre), diputado por la provincia de León en la Asamblea Constituyente de 1883-84, quien juzgaba necesario el que “comprendiéndose a las mujeres en la denominación de ecuatorianos, debía decirse expresamente que son ciudadanos todo ecuatoriano Varón que sepa leer y escribir”, v. Informe, p. 96.

Franco, polifuncional

8 de febrero de 2016


El Generalísimo, dos en uno: profesor de inglés para Correa y profesor de teoría política para Nebot, digno nieto de un lugarteniente de Franco en Guayaquil (1):

 
(1)Señora socialcristiana’, Xavier Flores Aguirre, 8 de enero de 2016.

Dada vuelta

7 de febrero de 2016


Conservadora y sub-acuática.

Entrevista en 'Diálogo Democrático' (sobre inundaciones)

6 de febrero de 2016


La entrevista la efectuó Douglas Rangel y la transmitió Teleradio el lunes 1 de febrero de 2016. El mensaje principal fue que tenemos que pensar alternativas al modelo de desarrollo aplicado en la ciudad, con el propósito de prevenir y mitigar de manera efectiva los efectos de las inundaciones, un fenómeno que (a causa del cambio climático) promete solo incrementar sus efectos en años venideros. Y para alcanzar esos propósitos de prevención y mitigación de las inundaciones hay que pensar una ciudad distinta.   

Se la puede escuchar en este enlace.


Para cuando el periodismo guayaquileño pierda el miedo...


Las ruedas de prensa de tiempos del alcalde León Febres-Cordero se recuerdan, entre otras cosas, por el temor reverencial que el ingeniero infundía en los periodistas presentes (1). El alcalde Nebot es un continuador de esa tradición. Los entrevistadores de radio y de TV (no son muchos los que acceden a entrevistarlo y son, por lo general, afines al socialcristianismo) suelen jugar un mero rol de comparsas de un monólogo. En la prensa escrita tal vez exista la posibilidad de plantearle preguntas más arriesgadas, pero es un ejercicio que rara vez se ha hecho.

Me pregunto qué pasará cuando un periodismo responsable se atreva a cuestionarlo al alcalde Nebot por las deficiencias de su modelo de desarrollo. Con la herramienta de los informes de expertos que fueron producidos y solicitados por la propia Alcaldía de Guayaquil como base, un periodismo responsable se animaría a preguntarle por las conclusiones de esos informes en materia de áreas verdes, de drenaje urbano y de una ciudad verde, inclusiva y sustentable (2). Y cuestionarlo por cómo Guayaquil califica mal en las dos primeras cosas, mientras que de una ciudad verde, inclusiva y sustentable está tan desesperanzadamente lejos.

Por la escuela discursiva del alcalde Nebot, su posibilidad de reacción frente a preguntas cuestionadoras se acotan a dos: una variante de la falacia ad populum o una descalificación de quien emitió el argumento. Los socialcristianos son muy previsibles.

(1) Karen Silva Torres, ‘Comunicación y política: Los medios y la construcción del capital política de los líderes del Partido Social Cristiano en Guayaquil’, Tesis de Maestría en Antropología Visual y Documental Antropológico, Abril de 2013, pp. 124-127. Valga como ejemplo, el recuerdo de uno de los entrevistadores de esa época: “Él contestaba lo que quería contestar, muchas veces mandó al diablo a muchos periodistas, los mandaba a leer el periódico, les decía ignorantes, una vez echó a un periodista y le prohibió el ingreso al Municipio” (p. 125).
(2) Los dos documentos base para el cuestionamiento de un (inexistente aún) periodismo responsable con la ciudad son el ‘Diagnóstico del Sistema Ecológico Ambiental del cantón Guayaquil’ incorporado en el Plan de Ordenamiento Territorial del cantón del año 2011 y el ‘Informe Gerencial’ resultado de la cooperación técnica que solicitó la Alcaldía de Guayaquil a la Corporación Andina de Fomento (CAF) a raíz de la inundación de la ciudad el 2-3 de marzo del 2013 y que fue elaborado por expertos internacionales (el venezolano Abel Mejía Betancourt, el brasileño Carlos Eduardo Morelli Tucci y el argentino Juan Carlos Bertoni) y un experto nacional (Gabriel Cabezas Vélez). 

El otro Nebot, el bueno

5 de febrero de 2016


Leí un titular imposible:
 

El cuerpo de la noticia hablaba de un Nebot que “achacó ayer al crecimiento urbanístico el problema de las inundaciones que se producen en la población cuando llueve de forma copiosa en poco tiempo”. O sea, un Nebot que la tiene clara. Lástima que este fulano se llama Joaquín (1).

P.S.- Otro famoso portador del apellido Nebot (?) es Marta Nebot. Famosa, porque José María Aznar, ese pillín, le puso un bolígrafo entre las tetas (2). 

 
(1) Ángel Martínez, ‘Nebot dice que el urbanismo agrava las inundaciones’, El Periódico Mediterráneo, 17 de septiembre de 2003. 
(2) 'Aznar ‘despacha’ a una periodista de Cuatro metiéndole un bolígrafo en el escote’, 20minutos.es, 19 de octubre de 2006.

Llegó el garrote

4 de febrero de 2016


“La ministra de Seguridad, sin embargo, se apuró a retratarse junto a los heridos (los gendarmes heridos) al tiempo que las imágenes de los chicos vendados y con el cuerpo moteado de impactos fueron en las redes sociales una señal de alerta sobre lo que no debería pasar” (1).
 
No es raro que la derecha autoritaria escude sus excesos represivos en víctimas policiales. No porque le interese las víctimas en sí mismas (peones en su ‘gran juego’, al fin y al cabo) sino porque le permite justificar su represión. Y conmover a la opinión pública, o en todo caso, distraer su atención por un rato.

Y si los medios compran este discurso (o son cobardes, o inútiles para denunciarlo) es ‘a correr que todo es Pampa’ para la derecha autoritaria.

P.S.- Esa “ministra de Seguridad” es la de Macri. Se acabó el verso electorero, llegó el garrote.

(1) Fernanda Sández, ‘La máquina de construir enemigos’, Diario La nación (Argentina), 3 de febrero de 2016.

El otro lado del portón

28 de enero de 2016

En la inauguración de una exposición (‘Quito: Jardín de Quindes’) en marzo de 2012, el alcalde Jaime Nebot recordó lo siguiente: 
 
“ese cerro Santa Ana que era un basurero, que era una ruina, que era un local abandonado, peligroso, fue convertido por [la Alcaldía de Guayaquil]. Y voy a pedir que me disculpen, yo soy un hombre sencillo, pero no peco de ser de aquellos que practican la falsa modestia: el faro lo hice yo, la capilla la hice yo, la regeneración la hice yo, el rescate de la Numa Pompilio Llona la hice yo, el rescate de la Plaza Colón la hice yo, la restauración del templo la hice yo, y la Plaza […] León Febres-Cordero también la hice yo…” (1). 
Las cosas que dice él que hizo solito, esas son precisamente el problema (además de tener el alcalde más ego que Charly García).

*

La escritora argentina Leila Guerriero recorrió Guayaquil, entrevistó a su alcalde y publicó el resultado de su investigación en el diario La Nación. Su artículo sirve para ilustrar en tres actos la mentira del desarrollo en una Guayaquil fragmentada (2).

En un primer acto, Leila Guerriero visitó las escalinatas del cerro Santa Ana. Allí conversó con algunos de sus habitantes y sostuvo el siguiente diálogo con un guardia de seguridad:
 
“- No pasen que los van a robar –dice la mujer.

La mujer se llama Elizabeth, y su casa está a metros de un portón de rejas. El portón está abierto, pero queda claro que divide alguna cosa, porque ahí, del otro lado, las casas no son color pastel, y por las calles corren líquidos viscosos y los cielos están raídos por jirones de alambre y ropa tendida. De esta lado del portón, en cambio –del lado regenerado de las cosas-, la gente no puede tender ropa, ni dejar mascotas sueltas, ni salir con el torso desnudo. […]

Hay otros portones por el cerro. Esos sí: cerrados con cadena y candado y a los que, se supone, nadie debería –ni tiene por qué- acercarse.

La voz del guardia llega despacio, por detrás.

- Qué está buscando.

- ¿Esto lo cierran todo el día?

- No. A las tres de la mañana se cierra, y se abre a las seis. Pero siempre hay un guardia por si alguien tiene que salir. […]

- ¿Pero el candado…?

- Bueno, es para separar. Porque ésa es zona no regenerada.

El guardia se llama Leonardo, tiene modos suaves y se ve convenido de ser una fuerza del bien”. 
En el segundo acto de su obra Guerriero entrevista al alcalde Nebot. Le pregunta sobre el cerro Santa Ana y lo pilla en una mentira (que es evidente para todo lector en capacidad de asociar una idea con otra) sobre esa regeneración de la que tanto se enorgullece.
 
“- ¿Por qué tienen puertas con rejas y candados en el cerro Santa Ana?

- Si las vamos ampliando cada vez más. Pero las puertas son transitables. Para todo el mundo.

- ¿Para qué las pusieron?

- Para demarcar. Le dimos una forma estética a demarcar. Nunca están cerradas. El turista puede ir al callejón y ver que termina allí, pero no es que el que está al otro lado no puede pasar.

- No las cierran con candados…

- Con nada.
El tercer acto de su obra es la imagen de El Gato (3). Esa imagen condensa lo que de engaño y de fragmentación tiene el ‘modelo de desarrollo’ socialcristiano (del que el regenerado cerro Santa Ana es un síntoma).
 
“Lejos del palacio municipal hay una plaza llamada Victoria [pero podría ser también el cerro Santa Ana, N. del A.]. De la Regeneración para acá, la plaza ganó una reja. Adentro, entre sus charcos de cemento con palmeras, sus bancos de hormigón y una glorieta, hay poca gente. Más gente hay del otro lado. Allí, en la vereda, deambulan vendedores. El Gato vende masajes: es un hombre de setenta años, con un maletín de cuero en el que ha pegado un cartel que reza: “Se soban toda clase de safaduras. Yo. El Gato”. Cuando la policía viene, El Gato da vuelta el maletín para ocultar sus intenciones y entonces parece lo que es: un hombre pobre, encerrado del lado de afuera de una plaza enrejada”.
El modelo socialcristianismo, a pesar del engañoso oropel atrapa-bobos, es lo que hay del otro lado de esa plaza enrejada, del otro lado de ese portón que “demarca” (el término es del alcalde) la mentira que vende la Alcaldía y que la prensa privada distribuye, cómplice y eficazmente.

(1) 'Nebot: "Aquí no hay otro pirata cultural que no sea el director de Patrimonio Cultural en esta ciudad"', Blog oficial de la Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil, 30 de marzo de 2012.
(2) Leila Guerriero, 'Guayaquil: la regenerada', Diario La Nación (Argentina), 2 de diciembre de 2007.
(3) 'El Gato', Xavier Flores Aguirre, 11 de enero de 2009.

Zarandeándolo a Osvaldo Hurtado

27 de enero de 2016


En la arena política, León Febres-Cordero se granjeó la fama de persona confrontadora y agresiva. Una fama bien ganada, dadas sus opiniones públicas, en particular, las vertidas sobre sus rivales políticos. Uno de sus blancos favoritos, cuando empezó a elevar su figura pública como miembro de la Cámara Nacional de Representantes (1979-1984), fue el presidente Osvaldo Hurtado (1981-1984).

En el libro ‘El pensamiento de León Febres-Cordero’ (al cual me he referido antes) (1) se recopilan frases de este político dichas desde los años setenta hasta el año 1986, año de la publicación del libro. De allí extraigo este ‘top 5’ de zarandeadas que le espetó el ingeniero Febres a Osvaldo Hurtado (2), acompañadas de un breve comentario:
 
5) “Hurtado no representa nada en este país, un jovencito modosito, buen mocito, de terno y de chaleco que nunca luchó en una elección popular, nunca en su perra vida luchó en una elección popular” (31 de mayo de 1986 / p. 91).
 
Y cuando finalmente lo hizo en las presidenciales del 2002 obtuvo el 1.08% de la votación popular. No representó nada. Punto para Febres.
 
4) “Este cobarde que infama el solio de Rocafuerte, de García Moreno, de Camilo Ponce, de Velasco Ibarra” (29 de octubre de 1983, Diario Meridiano / p. 79).
 
Es notoria la ausencia de Alfaro. Y espléndido el uso del verbo “infamar”.

3) “Su confeso propósito de, aprovechándose del populismo cefepista, socializar comunitariamente el país destruyendo la empresa privada y sumiendo al pueblo en el hambre y la miseria de Chile y Perú” (24 de febrero de 1979, Diario El telégrafo / p. 70).

Una variación del manido tópico ‘izquierda = maldad’. Un clásico de nuestra derecha.

2) “Hurtado es el único hombre que no puede hablar contra el actual gobierno. Cuando fue presidente se le chorreaban los pantalones y no pudo manejar un país…” (4 de mayo de 1985, Diario El telégrafo / p. 90).

Es altamente improbable que se pueda encontrar un solo rival de peso de LFC al que no se haya aludido denigratoriamente de homosexual. Muy ochentero.
 
1) “Yo creo que con el solo hecho de decirle al país que vamos a hacer lo contrario de lo que ha hecho el Presidente Hurtado estaremos planteando un Plan de Gobierno” (6 de noviembre de 1983, Una Hora, Canal 4, Quito / p. 80).

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

(1) Ala buena memoria’, Xavier Flores Aguirre, 21 de mayo de 2009. 
(2) En este texto, al lado de cada frase, consta el cuándo se la dijo y el espacio de opinión en el que se la manifestó, así como la página del libro en que se la puede hallar.

El libertarianismo del proleta


Un (aparente) momento 'Martin Luther King' para Australia

26 de enero de 2016


En mi opinión, Australia es un país que ha naturalizado el racismo a sus pueblos aborígenes (1). En este discurso (en inglés), el periodista Stan Grant (2) denunció que el “Australian dream” incorpora el racismo “en su raíz”. Lo dio el 27 de octubre del año pasado, pero se empezó a viralizar en Australia hace unos pocos días (3):
 

 
(1) Austracism’, Xavier Flores Aguirre, 25 de julio de 2014.
(2) Melissa Davey, Stan Grant’s speech on racism and the Australian dream goes viral’, The Guardian (Australia), 24 de enero de 2016.
(3) Daniella Miletic, 'How Stan Grant delivered Australia’s ‘greatest anti-racism speech’ off-the-cuff', The Sydney Morning Herald, 25 de enero de 2016.

Planificación en Guayaquil: 'An error ocurred'


No es posible una respuesta más honesta.

Los Olmedo y Andalucía (a propósito de un tío díscolo de Yei Yei)

25 de enero de 2016


En un libro sobre José Joaquín de Olmedo escrito por el jesuita Aurelio Espinoza Pólit (‘Olmedo en la historia y en las letras’) bajo el epígrafe ‘Un pariente desconocido de Olmedo’ se cuenta la historia de Rafael de Olmedo, hermano de Miguel de Olmedo y Troyano, padre del poeta. Miguel de Olmedo solicitó a la autoridad colonial que se impida el desembarco en la isla Puná de su hermano Rafael porque “la no regular conducta de este hermano ha hecho quebrantar mi caudal en muchas partes, pero esto no es tan lastimoso, como el que su proceder lo tiene sin estimación, y tan relajada su conducta que me causa desnotes en esta ciudad y aun en todo el Reyno”. Para fundamentar su solicitud, Miguel de Olmedo agregó una carta del susodicho Rafael, “de pésima letra y peor ortografía”, al decir de Espinosa Pólit (1).

Un fragmento de la carta ilustra lo dicho por este jesuita:

“Pero Dios me a echo infelis y como a tal me a de miral Alto lloro mi suelte pero Dios quiere mantenerme la vida y no sacalme de darle que sentir cumplase su boluntad santisima Asta Que sea de su gusto y con esto ADIOS Que me lo Gue ms ans.
Acapulco 13 de febrero de 1778
BLM de Vmd.
Su más desgraciado Hermano.
Rafael de Olmedo” (2)
El comentario del padre Espinosa Pólit sobre la carta de este tío carnal de José Joaquín de Olmedo es lapidario: “La continua confusión de las erres y eles (elmano por hermano, puelto por puerto, favol por favor) están comprobado a un tiempo la total incultura de quien escribió la carta y el origen andaluz de los Olmedo” (2).

Por cierto, la autoridad colonial accedió a lo solicitado por Miguel de Olmedo, e intimó al capitán del navío en el que iba a arribar su hermano Rafael que “baxo la multa de mil pesos, lo mantenga á su bordo, con la correspondiente custodia, sin permitirle saltar en tierra por ningún motivo” (3).

(1) Espinosa Pólit, Aurelio 1980, ‘Olmedo en la historia y en las letras’, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, p. 159.
(2) Ibíd., p. 160. En el fragmento copiado se lo puede observar en ‘miral’ por ‘mirar’, ‘suelte’ por ‘suerte’ y ‘sacalme’ por ‘sacarme’, por ejemplo. La familia de Olmedo provino de la localidad de Mijas, en la provincia de Málaga. Hoy, Mijas es el tercer municipio más poblado de dicha provincia y está inundada de guiris, en particular, británicos.
(3) Ibíd., p. 161.

Los encantos del 'outlaw'


En el siglo diecisiete y dieciocho, arquetipo de una vida peligrosa y aventurera era la vida del pirata. Una vida “corta pero alegre”, como la definió el pirata galés Bartholomew Roberts, ‘Black Bart’. Él describió sus mieles:
 
“En el servicio honrado, la ración es corta, la paga es poca y el trabajo es grande. En este, en cambio, hay abundancia y hartazgo, placer y comodidad, libertad y poder… ¿Y quién no se haría dueño de todo ello, cuando el único peligro que corres, en el peor de los casos, es solo una mirada o dos de dolor en el instante de ahogarte [colgado de una horca]. No, ‘la vida es corta pero alegre’, ese es mi lema” (1)
 
Hoy en día, ese vida peligrosa y aventurera, digna de admiración para muchos, es la de los mafiosos y (en particular, últimamente) la de los narcotraficantes. Y esa admiración la magnifican el cine y la TV, que con ello venden millones:
 
“El libro Film, Television and the Psichology of the Social Dream habla de Vito Corleone como un hombre resuelto, astuto, inteligente y determinado, dispuesto a vivir la vida de manera realista y en sus propios términos antes que a sucumbir a la miseria de trabajos insignificantes y la amenaza de la miseria. Ese costado enjundioso no parece desdeñable para quien vive molido a palos por la vida, aún cuando quien lo inspire sea un arquetipo de la mafia como Corleone o el Chapo” (2).
 
(1) Donoso B., Sebastián Ignacio 2009, ‘Piratas en Guayaquil. El asalto de 1687’, Grupo Santillana S.A., Quito. Esa opinión de Black Bart es el epígrafe del libro.
(2) Diego Fonseca, ‘Maldito seas, Sean Penn’, Diario El país (España), 11 de enero de 2016.

La Alcaldía de Guayaquil y las áreas verdes

24 de enero de 2016


“Nosotros hemos llevado las áreas verdes de la ciudad de Guayaquil de medio metro cuadrado de áreas verdes por habitante a 8.67 metros cuadrados por habitante, es decir hemos multiplicado por 17 veces las áreas verdes de la ciudad. Las metas del milenio son de 9 metros, estamos prácticamente al borde de la meta, en áreas verdes construidas por nosotros, porque si usted pone bosques protectores, manglares, en donde nosotros hemos intervenido para rozar, limpiar, resembrar, etcétera, Guayaquil tiene 25 metros cuadrados de áreas verdes por habitante, y eso no lo dice el alcalde Nebot, no lo dice el municipio, lo dice el gobierno a través del instituto pertinente de hacer este tipo de mediciones. De manera que aquí no hay elucubración, aquí hay afirmación de hechos ciertos y comprobados.” (1)
 
Y sin embargo…

Fuente: Twitter de María Rosa Pólit.
 
La Alcaldía de Guayaquil ha incrementado el número de áreas verdes en la ciudad. Sus autoridades afirman que la recibieron, después de la Alcaldía de León Febres-Cordero, con 0.5 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. En el 2004, el director de Áreas Verdes de la Alcaldía de Guayaquil refirió a la prensa que la ciudad tenía 3.5 metros cuadrados de áreas verdes por habitante distribuidas en 2.352 parques y habló de un plan para que en el año 2010 Guayaquil tenga 10 metros cuadrados por habitante, propósito que al año 2016 todavía no se cumple (estamos, según los cálculos del alcalde, 1.33 metros cuadrados por debajo de ello, además de seis años atrasados en su cumplimiento) (2).

En el 2009 la Alcaldía de Guayaquil informó que la ciudad tenía 6.2 metros cuadrados de áreas verdes por habitante; en el 2013, el director de Áreas Verdes, Abel Pesantes (el mismo que había dado la cifra de 3.5 metros cuadrados el año 2004), mencionó los 8 metros cuadrados por habitante. A fines de 2015, el alcalde Nebot mencionó los 8.50 metros cuadrados y a principios del 2016 esta misma autoridad precisó que son 8.67 metros cuadrados de áreas verdes por habitante (3). Fue, además, muy claro en especificar que esos 8.67 metros cuadrados por habitante fueron construidos por la Alcaldía de Guayaquil durante su administración. En 15 años, la ciudad ha “multiplicado por 17 las áreas verdes de la ciudad”, dice.

Creo que en este caso, nuevamente, el alcalde Nebot se aprovecha de la nobleza del periodismo guayaquileño. Ningún periodista se atreve a cuestionarlo, nunca. De nuevo, la única “evidencia” de lo dicho por el alcalde es el hecho de él haberlo dicho (4). No ofrece ninguna evidencia cierta (una referencia concreta a un documento o a alguna autoridad, algo) sobre los “hechos ciertos y comprobados” a los que alude.

Un periodismo preso de un temor reverencial y una ciudadanía desinformada nunca le van a cuestionar al alcalde Nebot su opinión. El primero por temor, el segundo por ignorancia. Pero lo que dice el alcalde no se sostiene, para cualquiera que haya caminado en Guayaquil y como lo demuestra la imagen aérea. Su discurso está lleno de imprecisiones: los 9 metros cuadrados no son parte de las “metas del milenio” sino una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los 25 metros que tendrían las áreas verdes en Guayaquil serían en realidad 54 metros cuadrados por habitante (5), el instituto gubernamental al que se refiere no ha publicado lo que él dice que publicó y a lo que él llama “hechos ciertos y comprobados”.

Este última imprecisión (mejor dicho, engaño) es llamativa. El instituto gubernamental en cuestión, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) publicó el índice verde urbano (que contabiliza parques y plazas, a partir de la cartografía digital del INEC) en el que Guayaquil obtiene un magro 1.13 metros cuadrados por habitante (6). Esta cifra es más congruente con la imagen de ‘ciudad de cemento’ que Guayaquil proyecta, desde el aire y cuando se la camina.  

El periodismo guayaquileño, si fuera responsable, le preguntaría a la máxima autoridad de la ciudad de dónde obtiene esa precisión de 8.67 metros cuadrados de áreas verdes por habitante y le exigiría que detalle la composición de esa cifra, con soporte documental. Pero el periodismo guayaquileño y la responsabilidad de informar a los ciudadanos, cuando se trata de la administración política de Guayaquil, muy rara vez coinciden.

(1) 6 DE ENERO 2016 Enlace radial del Alcalde Jaime Nebot, Alcaldía de Guayaquil, YouTube, min. 7:42-8:37)
(2)Déficit de áreas verdes en la ciudad, según Pesantes’, Diario El universo, 8 de septiembre de 2004.
(3) El cálculo de 6.2 metros cuadrados por habitante se basa en información suministrada por la Alcaldía de Guayaquil a la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES), v. Horacio Terraza, '¿Las ciudades latinoamericanas poseen suficiente espacio verde público? ¿Qué es suficiente, existe un mínimo?', Banco Interamericano de Desarrollo, 28 de junio de 2012; el cálculo de 8 metros cuadrados se basa en declaraciones de Abel Pesantes, v. 'La cara verde del urbanismo guayaquileño', Diario Expreso, 10 de noviembre de 2013; el cálculo de 8.50 metros cuadrados surge de declaraciones del alcalde Nebot, v. Guayaquil requiere de más árboles nativos, Diario El telégrafo, 10 de diciembre de 2015.
(4) Otro ejemplo de ‘afirmaciones mágicas’ que crean aquello que dicen es la innovadora excusa para justificarse por las inundaciones en Guayaquil, v. ‘Para la Alcaldía de Guayaquil, criminalizar es innovar’, Xavier Flores Aguirre, 21 de enero de 2016.
(5) La referencia a la OMS tiene un carácter que se considera “mítico”, v. Horacio Terraza, '¿Las ciudades latinoamericanas poseen suficiente espacio verdepúblico? ¿Qué es suficiente, existe un mínimo?', Banco Interamericano de Desarrollo, 28 de junio de 2012. Para los 54 metros cuadrados, v.Guayaquil: Drinking the Kool Aid’, Eduardo McIntosh, 13 de enero de 2014.
(6) Índice verde urbano, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, p. 10.